Los ácidos grasos omega 3 son esenciales, es decir, no los fabrica nuestro cuerpo a no ser que se los suministremos con la alimentación o en forma de suplementos dietéticos.

Desempeñan un papel fundamental en la protección de los efectos de las radiaciones en el corazón y los vasos sanguíneos, reduciendo el riesgo de diversos problemas cardíacos como la aterosclerosis, trombosis, infartos, arritmias, o ictus.

Pero, ¿qué ocurre en la sangre cuando nos exponemos a radiaciones?

Lo vamos a entender perfectamente mediante las imágenes del estudio realizado por la Doctora Magda Havas, que además es profesora emérita de la Universidad de Trent, publicado en Reviews on Environmental Health.

eritrocitos de la sangre antes y despues de recibir radiación electromagnética - magda havas

En la imagen de la izquierda vemos una muestra de sangre al microscopio de una persona sana compuesta de glóbulos rojos, que son redondos y que flotan libremente en el plasma. La imagen de la derecha muestra la sangre de la misma persona tras hablar por un teléfono inalámbrico durante 10 minutos (lo mismo hubiera ocurrido con un móvil pegado a la oreja). Los eritrocitos están apelmazados y se parecen a una pila de monedas. Es lo que se conoce como formaciones de Rouleaux, e indican que la sangre no es saludable. Con el efecto de Rouleaux, la superficie de la células se reduce significativamente, así como la captación de oxígeno y la eliminación de productos de desecho.

Los síntomas asociados pueden ir desde dolores de cabeza, dificultad de concentración, acúfenos, hasta entumecimiento u hormigueo, frío en las extremidades (manos y pies) además de los problemas de cardíacos y de presión arterial.

Cabe destacar aquí que el análisis de sangre en vivo puede ser un complemento diagnóstico útil para la hipersensibilidad electromagnética.

En el siguiente vídeo se puede ver como se altera la sangre de la propia Dra. Magda Havas después de exponerse a las radiaciones electromagnéticas de un teléfono inalámbrico, y de un ordenador:

¿En que más cosas me pueden beneficiar los omega 3?

Los ácidos grasos omega 3:

  • evitan la inflamación
  • favorecen las funciones cognitivas
  • mejoran la vista y protegen la retina
  • aumentan el colesterol bueno y reducen el malo
  • reducen los triglicéridos
  • nivelan el azucar en sangre
  • previenen del cáncer, especialmente cuando se combinan con productos ricos en compuestos azufrados (ajo, puerro, requesón, etc.).

¿Cómo puedo añadir los omega-3 a mi dieta?

Los ácidos grasos omega-3 más importantes son:

  • el ácido alfa-linolénico (ALA), que se encuentra fundamentalmente en el aceite de semillas de lino (o la linaza), y en las nueces.

  • los ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA) que se encuentran básicamente en el pescado azul como las sardinas, arenque, caballa, o boquerones (recomendamos que elija siempre que pueda los peces de menor tamaño, ya que tienen una menor cantidad de contaminación por metales pesados).

¿Qué personas tienen una mayor necesidad de ácidos grasos omega-3 además de los electro-hipersensibles?

En primer lugar, las mujeres embarazadas y en período de lactancia, dado que son esenciales para promover la salud y el desarrollo óptimo del bebé.

Las necesidades de omega 3 también son mayores en los niños, en las personas mayores, y las personas con diabetes.

En todos estos casos, recomendamos optar por tomar los omega 3 en cápsulas ya que están más concentrados, pero asegúrese de que en la etiqueta del producto que elija se indique claramente que han sido sometidos a un proceso de purificación de metales pesados, dioxinas y PCBs., o que tenga un certificado IFOS de 5 estrellas.

omega 3 en capsulas

Mi experiencia personal

El omega 3 forma parte, desde que empecé a revertir poco a poco mi electrosensibilidad hace ahora 20 años, de mi «Top 5» de productos imprescindibles de alimentación y/o medicina natural.

Los tomo a diario en forma de aceite de lino con el desayuno, y en cápsulas con la cena, y noto mejoras muy evidentes en los dolores de cabeza, las arritmias, acúfenos, picores y en la mala circulación sanguínea que padezco cuando me expongo a las radiaciones electromagnéticas, ya sea por mi trabajo, o cuando simplemente tengo que usar el ordenador o el móvil, por ejemplo.

Próximamente (y en la medida en que mi electro-hipersensibilidad y mi tiempo me lo permitan) publicaré en este mismo blog mis otros 4 productos imprescindibles de alimentación y/o medicina natural, que sigo tomando a diario para protegerme y/o prevenir los efectos de las radiaciones.

AVISO IMPORTANTE: este blog tiene por objeto únicamente informar, y no pretende reemplazar la consulta, diagnóstico y tratamiento de un especialista de la salud.